Protagonistas: Episodio 10
Son estudiantes bonaerenses, hacen turismo rural en el paraíso
Las chicas y los chicos disfrutan de las prácticas que realizan en la Escuela Secundaria Agraria 1 de Tornquist, la única de la Provincia que cuenta con esta orientación
Protagonistas: Episodio 10

Pasto, arboleda, animales y un fondo repleto de sierras; el escenario es inmejorable porque está lleno de naturaleza, de vida. En ese contexto, Elías señala las vacas y –al mismo tiempo– les explica a las nenas y los nenes de un jardín lo que es un tambo. Joaquín les detalla a estudiantes de una primaria la diferencia entre apicultura, avicultura y cunicultura. Morena, un poco más chica pero con idéntico entusiasmo, le muestra a un turista cómo utilizar los códigos QR que crearon en la escuela.

Se trata de las y los estudiantes de la Escuela Secundaria Agraria 1 de Tornquist, una institución que se ubica en plena comarca serrana de Sierra de la Ventana. Un paraíso bonaerense que, además, conserva un valioso tesoro cultural; las ruinas de una capilla hacen que el contexto resulte el ideal para formar especialistas en turismo rural.

La institución educativa es, desde 2014, la única de toda la provincia de Buenos Aires que cuenta con orientación en turismo rural.

Y lo más importante de la escuela, que genera que las chicas y los chicos sean verdaderos protagonistas de la educación bonaerense, pasa por el rol que ocupan las y los estudiantes. No se trata de personas pasivas, que observan a docentes. Quienes estudian en esta institución trabajan en la huerta, en el vivero, en la granja, en el tambo y en cada uno de los entornos educativos. Y no sólo eso: cuando hay visitas, se convierten en guías que acompañan y ayudan a quienes están de paso.

Una secundaria diferente

“Lo que busca la orientación en turismo rural es lograr que nuestras egresadas y egresados ingresen al mundo laboral como asesores de emprendimientos referidos al turismo rural, ya sea en lugares que se dedican a eso o bien que ellos mismos se transformen en emprendedores”, puntualiza Claudia Fernández, la directora de una secundaria que ya cuenta con ocho promociones de estudiantes.

“La manera que tenemos de poder formar a las chicas y los chicos es a través de las prácticas profesionalizantes. Nuestras alumnas y nuestros alumnos se encargan de realizar las visitas guiadas a turistas, a escuelas primarias y a jardines de infantes que nos vienen a visitar, y de esa forma practican y se van formando como guías”, agrega Claudia.

Ingresan como estudiantes, se van como técnicas y técnicos. Mientras tanto (durante el proceso) disfrutan de vivir, aprender y enseñar turismo rural. Y todo eso, en un paraíso natural.

“Elegí esta escuela porque me gusta todo lo relacionado al campo y porque me encanta trabajar con los animales. Por suerte estuve siete años y aprendí muchísimo”, cuenta Elías Aguado, estudiante que está a punto de egresar.

“Es una secundaria muy distinta a las demás y la verdad es que nos sentimos una familia”, aporta su compañero Joaquín Castelli.

“Nuestra escuela es la única de la Provincia que tiene orientación al turismo rural”, aclara Augusto Callava, otro estudiante orgulloso de una institución única.

Una escuela que evoluciona

Un establecimiento tan peculiar, se merecía crecer. Crecer en tamaño y calidad. Ese sueño está a punto de cristalizarse. Este año comenzó una importante obra en el campo de prácticas y pronto las chicas y los chicos podrán disfrutar de las nuevas instalaciones: comedor, cocina, sanitarios, sala de estar y aulas.

“Sinceramente era una obra que estábamos esperando desde hace años y que nos permitirá hacer las prácticas profesionalizantes en mejores condiciones”, asegura la directora. La escuela nació como un Anexo de la Media N°1 de Tornquist y desde hace ocho años adquirió la orientación que hoy enorgullece a toda la comunidad educativa.

Mientras la institución crece, las y los estudiantes hacen. Lejos de quedarse en pausa, esperando todo lo bueno que vendrá, las chicas y los chicos se encargan de que el espacio cada vez luzca mejor. Gracias a esa premisa –la de evolucionar– nació una iniciativa que modernizó todos los entornos del establecimiento.

¿Qué hicieron? Crearon códigos QR para que las visitas puedan informarse de una manera precisa y rápida. Una forma elegante de enlazar naturaleza y modernidad. Sólo hace falta un celular y ganas de adentrarse en un mundo fascinante: el del turismo rural.

“Esta idea nació gracias a las chicas y los chicos, y la verdad es que sirvió para facilitar el modo de comunicarnos. Gracias a estos carteles, cualquier persona puede acceder a la información y conocer todo lo que hacemos en nuestra escuela”, señala Antonia Díaz, profesora de Prácticas de Lenguaje, y añade: “Esto además se vincula con la materia que yo dicto porque trabajamos qué es la comunicación y cómo avanzó en el último tiempo”.

El proyecto se presentó con éxito en la instancia distrital de la Feria de Ciencias: la iniciativa resultó distinguida y pasó a la etapa regional.

Tornquist, una ciudad con muchos motivos para sentirse un lugar especial. Uno de ellos, sin dudas, es la Escuela Secundaria Agraria 1: la única institución educativa de la provincia de Buenos Aires con orientación en turismo rural y, también, la que forma estudiantes en el medio del paraíso.