Día Mundial del Libro y los Derechos de autor

23 Abril, 2019
Conmemoración celebrada a nivel internacional con el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor.

A nivel internacional es promulgado por la UNESCO por primera vez en 1995. Se celebra cada 23 de abril desde 1996 ya que ese día en 1616 coincide con el fallecimiento de Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega.

 

“Qué otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído”

Jorge Luis Borges, Un Lector.

 

El libro, trascendiendo las fronteras físicas, representa una de las invenciones más bellas para compartir ideas y encarna un instrumento eficaz para luchar contra las desigualdades  y construir un mundo mejor porque leer posibilita el acceso al saber, apropiarse de la lengua escrita, construir identidad y conocer otras. También para descubrirse y construirse.

La lectura permite a los jóvenes otorgar nuevos sentidos a sus experiencias personales, habitar situaciones que nunca han de vivir, los habilita a viajar, crear y recrear mundos ajenos, diferentes y posibles. Les da la facultad de proyectar un mundo más humano. El encuentro con los libro tiene un requisito potente que los acerca, los une, los complementa como lectores.

Desde la Escuela se  trabaja a diario en el fomento de la lectura. Es una tarea de todos, para todos, en todos los ámbitos ya que el espacio de mayor expectativa sigue siendo la Institución escolar.

La escuela secundaria a diario propicia el acercamiento entre los estudiantes con los libros para que el acto de leer sea un encuentro, en el cual, los docentes como mediadores de lectura permitan a los jóvenes lectores que los guíen, los acerquen a historias, momentos,  personajes, espacios, tiempos, autores.

En ese encuentro prodigios siempre hay alguien que con su voz, con su mirada, con sus gestos  asiste para entretejer historias, para abrir otras lecturas y propuestas, que los instala en el espacio de la reflexión, la búsqueda y el encuentro.

Lejos estamos del momento en que Johannes Gutenberg inventó la imprenta y  las formas de comunicación se transformaron para siempre .Hoy en el siglo XXI con el uso de las nuevas tecnologías en la escuela, el universo digital llegó para complementar un ecosistema con recursos que existen en la actualidad.

 La aparición de los libros electrónicos abrió la posibilidad de una nueva forma de compartirlo pero es innegable cualquiera sea su soporte y modos de circulación que los libros siguen siendo una tecnología poderosa, que resiste el paso del tiempo como instrumento precioso que contribuye a la educación y a difundir la cultura y la información permitiendo que todas las personas accedan a ella.

En el Día Internacional del libro invitamos a la comunidad educativa a seguir leyendo: para  que el libro se lea, que el libro se hable.  Quizás éste es un modo de que el libro, al hablarnos, nos lea. Fomentar y dar acceso a los innegables bienes del saber contenido en las bibliotecas para formar al ciudadano consciente de sus derechos y obligaciones porque leer también es una marca de ciudadanía.

 

Los lectores sabemos que un libro lleva a otro libro.