Educación
Plataforma abc
HISTORIAS PARA COMPARTIR

PASIÓN POR EL FÚTBOL Y EL ROCK

 

Jeremías Caprista tenía 12 años cuando su mamá le regaló su primera guitarra. Así nació su entusiasmo por el rock a la par de su amor por el fútbol. El transcurrir de los años lo convirtieron en un hombre apasionado. Con esa actitud emprende todo en la vida, también el trabajo que desde el año 2012, realiza en la Dirección de Jubilaciones y Certificaciones de la DGCyE.

Jeremías pasó su adolescencia entre la escuela y el conservatorio Juan Pedro Esnaola, en el barrio porteño de Chacarita. A los 17, ya tenía su propia banda de rock: Trece30, que nació en el  seno de un grupo de jóvenes de la Iglesia Cristo La Solución y de la que forma parte hasta hoy, junto a su hermano.

“Arrancamos con covers y con el tiempo fuimos haciendo material propio pero nunca grabamos un disco; siempre estamos con la idea de difundir lo que hacemos”, adelanta.

Asegura que su música tiene influencias que van de Gustavo Cerati al grupo Carajo, del rock pop a la música electrónica.

En su faceta futbolera, se reconoce como “fanático” de River Plate, al punto tal que con su hermano y un amigo crearon, seis años atrás, cuentas de en las redes sociales, con el nombre “Pasión River”. Al inicio fue un pasatiempo, pero la idea “empezó a crecer y crecer y hoy en Facebook tenemos 300 mil seguidores, 185 mil en Twitter y 30 mil en Instagram”.

Jeremías se siente un afortunado al poder dedicarse a lo que tanto le gusta: su familia, la religión, la música y el fútbol.