Primaria: 10 consejos para acompañar a tu hijo en el inicio del primer año

6 Marzo, 2019

Miles de niños comienzan a dar sus primeros pasos en las escuelas primarias de la Provincia de Buenos Aires, momento en que las aulas se llenan de expectativas tanto de los docentes, como de los alumnos y sus familias.

Para ello, te acercamos algunos consejos elaborados por la Dirección Provincial de Educación Primaria de la Dirección General de Cultura y Educación que te pueden ser de utilidad, para acompañar a tu hijo en este momento único, y que aporten y favorezcan sus aprendizajes. Tomá nota:

1. Acompañarlo en el ingreso a la escuela en los primeros días de clases, así como durante el año en reuniones grupales, actos escolares y cada vez que la institución los convoque o la familia necesite acercarse a comunicar alguna situación.

2. Comprender que hay nuevas formas de enseñar, distintas a las que aprendieron otras generaciones. El diálogo fluido con el docente permitirá comprender y apoyar los procesos por los que van atravesando los niños.

3. Tener en cuenta que 1° y 2° año forman una Unidad Pedagógica de dos años. En este tiempo es muy importante que la familia esté al lado del niño, animando y reconociendo los pequeños y grandes progresos. La palabra y la mirada de los miembros de la familia inciden en el aprender de cada alumno.

4. Asistir diariamente a la escuela permite construir una trayectoria escolar más sólida, generando continuidad en la adquisición de conocimientos y posibilitando participar activamente en la comunidad de aprendizaje.

5. Saber que la escuela tiene la responsabilidad y el compromiso de atender a la diversidad en el aula, considerando las particularidades de todos los niños. Las familias desde su lugar, pueden aportar información que facilite y favorezca los aprendizajes.

6. Valorar los saberes alcanzados, reconociendo las capacidades de aprendizaje desde la singularidad de cada niño. Acompañar en las tareas no significa que las realicen los adultos. El error es parte del aprender y se debe ser muy cuidadoso en los términos que se utilizan para señalarlo.

7. Escuchar a los niños cotidianamente sobre las actividades escolares, novedades, situaciones y emociones vividas, posibilita su crecimiento, su seguridad y su valoración como sujetos integrales.

8.  Generar un espacio para las tareas escolares, organiza y permite responsabilizarse con sus aprendizajes. La mejor manera de ayudarlos es invitarlos a pensar, hacer preguntas que les permitan tomar decisiones en camino hacia la autonomía y la apropiación de los contenidos.

9. Regular el uso de las tecnologías, eligiendo aquellas que son acordes a su edad y enriquezcan su crecimiento. Limitar los tiempos frente a la pantalla para dar lugar a juegos espontáneos y creativos, propios de las infancias.

10. Invitar a la lectura como experiencia placentera, leyendo juntos y ofreciendo libros. Conocer bibliotecas barriales y espacios culturales más allá de la cotidianidad, descubriendo distintas expresiones artísticas que desplieguen la sensibilidad, la curiosidad, la imaginación y otros mundos posibles.