La Educación Física en la Secundaria y su incidencia

13 Mayo, 2019
Prácticas motrices, expresivas, gimnásticas, atléticas, acuáticas, deportivas, para ser aplicados tanto dentro como fuera del ámbito escolar.

Entre la multiplicidad de materias que se incluyen en los planes de estudio de la Escuela Secundaria, la Educación Física, siempre estuvo presente a lo largo de las décadas. Se trata de prácticas motrices, expresivas, gimnásticas, atléticas, acuáticas, deportivas y de relación con el ambiente que brindan saberes que podrán ser aplicados tanto dentro como fuera del ámbito escolar.

La Escuela Secundaria ofrece dos módulos semanales del área durante los seis años obligatorios. En el caso de que los estudiantes eligieran la orientación en Educación Física, en el ciclo superior se les suman un grupo de materias específicas. Todas ellas tienden hacia el logro del incremento de la disponibilidad corporal, tanto en situaciones de clase como de la vida cotidiana.

Es importante saber que se trata de una materia que incide en la constitución de la identidad de los adolescentes ya que les permite conocerse a sí mismos y relacionarse con otros en variados ambientes.

A través de las clases, la Educación Física propone:

•             Contribuir a la constitución de la corporeidad y a consolidar hábitos posturales, de higiene y actividad motriz sistemática que sienten las bases de una vida saludable.

•             Promover la autonomía y la autoestima.

•             Propiciar la organización participativa y cooperativa de actividades gimnásticas, deportivas, acuáticas, expresivas en diferentes espacios, considerando el disfrute estético y la protección del ambiente.

•             Brindar oportunidades para la reflexión crítica sobre la propia corporeidad y los modelos corporales mediáticos circulantes.

•             Generar espacios para la creación y utilización de distintas formas de comunicación corporal y motriz.

•             Promover el aprendizaje de juegos deportivos y deportes con planteo estratégico, resolución táctico-técnica de situaciones variables de juego, asunción acordada de roles y funciones en el equipo, juego limpio, participación y cooperación.

•             Favorecer la asunción de actitudes de responsabilidad, solidaridad, respeto y cuidado de sí mismo y de los otros en actividades motrices compartidas, que posibiliten la convivencia democrática y la construcción de ciudadanía.