Educación
Plataforma abc

Nuevas bases para la oferta formativa de la Educación Técnico Profesional

En su última sesión, el Consejo aprobó la resolución que propone diseños curriculares que garanticen una formación integral.
15 Noviembre, 2017

La nueva normativa, que remplaza a las resoluciones N° 11/09 y 295/10, propone la realización de diseños curriculares que propicien trayectorias formativas a los fines de garantizar una formación integral pertinente a la educación superior, desarrollando un conjunto de capacidades profesionales propias del nivel. Postula que se articulen e  integren  teoría y práctica, posibilitando  la transferencia de lo aprendido a diferentes contextos y situaciones en correspondencia con los diversos sectores de la actividad socio productiva.

Establece el modelo de “trayecto formativo” como la propuesta curricular indicada para organizar y desarrollar las Tecnicaturas Superiores. Así, cada espacio que conforma la propuesta formativa constituye una unidad curricular que organiza la enseñanza y que asume características particulares: la misma incluye y organiza los contenidos tomando como referencias las prácticas y las capacidades de intervención propias del desarrollo profesional del técnico superior.

Es de destacar que se definen dos tipos de tecnicaturas: diversificadas y especializadas, reconociendo el origen del potencial cursante y variando el tiempo de cursada entre 2 y 3 años según esa condición.

Cada diseño curricular debe expresar los acuerdos que posibiliten la articulación de la ETP de nivel secundario con el nivel superior y la formación inicial y continua, como también la homologación y validez nacional de los títulos y las certificaciones  cuando correspondiere.

Así mismo establece que los diseños curriculares de las tecnicaturas  contendrán  la caracterización, la fundamentación de la propuesta,  el perfil profesional y el área ocupacional de los futuros egresados. Fija las cargas horarias y reglamenta el otorgamiento de títulos y acreditaciones parciales.

A su vez prevé la posibilidad de prácticas profesionalizantes, entendiendo a las mismas como estrategias educativas y formativas integradas en la propuesta curricular, con el propósito que los estudiantes consoliden, integren y amplíen las capacidades y saberes construidos en otros campos de la formación.