Educación
Plataforma abc

Los alumnos de la Escuela Especial 501 de Dolores ya disfrutan del mobiliario

A través de una nueva entrega que se concreta, conocemos una emotiva historia de vida.
22 Mayo, 2017

La Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE) continúa trabajando para mejorar los establecimientos educativos de la provincia de Buenos Aires.  Parte importante de este trabajo consiste en proveer mobiliario y en esta oportunidad los materiales llegaron a la Escuela de Educación Especial N° 501 de Dolores, “Manuela B. de Urdamuideluz”.

 

El establecimiento agradeció la intervención  de la DGCyE dado lo importante que es para una escuela especial poder disponer del mobiliario adecuado.  Además, mediante el testimonio de su directora, Analía Zamora, conocimos la historia de Alejandro, uno de sus alumnos.

 

Alejandro Farioli padece una parálisis cerebral espástica, desde nacimiento, que lo imposibilita de todo movimiento voluntario.  Con asistencia perfecta, concurre a la institución desde hace 6 años y es muy querido por maestros y compañeros ya que siempre se encuentra de buen humor. Con 16 años, este joven, participa de clases y actividades en un grupo conformado por  4 chicos de su misma edad y características.

 

“Los juegos que recibimos son bárbaros porque les permiten a chicos como Alejandro poder jugar y disfrutar con sus sillas de ruedas sintiéndose seguros.  Alejandro estaba alto en el sube y baja y la sensación de alegría y disfrute se le notaba en la cara”, contó Analía. “La mamá nos dijo que llegó a su casa muerto de risa, y claro, había estado jugando”, agregó la directora.  

 

Esta escuela, ubicada en la intersección de las calles Paz y Mendiola, trabaja para liberar las barreras de acceso al conocimiento y al juego de alumnos con discapacidad. Además, integra chicos del barrio con discapacidades menores a través de meriendas a las que los niños asisten en compañía de sus padres, fuera de su horario escolar habitual. El objetivo de esta iniciativa es que los niños del barrio, que poseen ciertas limitaciones motrices y no pueden usar los juegos clásicos, puedan disfrutar de los juegos para chicos especiales, como por ejemplo, una hamaca o un sube y baja.