Educación
Plataforma abc
HISTORIAS PARA COMPARTIR: GISELA BRESSA

EL ESTERILLADO DE SILLAS ANTIGUAS GANÓ UNA NUEVA ADEPTA

“No nací para dibujar florcitas”, bromea Gisela Bressa, relatora de la Comisión de Asuntos Legales del Consejo General de Cultura y Educación. No se refiere a sus funciones en la cartera educativa sino a su afición por la restauración de muebles, legada de padre y abuelo cuando, de niña, se colaba en sus talleres de carpintería. Ese afán por el trabajo manual comenzó de manera intuitiva, en su hogar, y se perfeccionó en 2014, cuando realizó un curso de “esterillado francés” en un taller del barrio Hipódromo de La Plata.

Desde entonces, Gisela utiliza esta técnica popularizada en el siglo XIX por el constructor de muebles Michael Thonet, quien perfeccionó el curvado de madera e incluyó, en algunos modelos de las sillas que diseñaba y construía, asientos y respaldos hechos de tiras de ratán, una especie de palmera trepadora extraída mayormente de Indonesia.

El “esterillado francés” consiste en la colocación de “siete vueltas” de estas tiras de madera sobre el armazón de la silla, en el que se hacen los agujeros que permitirán pasar el ratán. Luego se colocan tarugos y se pegan las tiras con cola plástica. Cuando se seca la madera, las tiras se tensionan y mantienen la forma curva en el asiento y el respaldo.

“Cuando aprendí la técnica fui y me compré sillas para restaurar. Después hice para una amiga y luego a una persona que no conocía”, cuenta Gisela, quien este año se dispone a comercializar este servicio para cubrir una demanda no satisfecha de parte de los coleccionistas de muebles de estilo y las tiendas de antigüedades.