Continuemos estudiando
Plataforma abc

    Conectate a nuestras redes

Educación regula los aranceles de escuelas privadas

Establece un tope arancelario para evitar excesos y arbitrariedades. Es una medida de transparencia, que se aplicará progresivamente.
6 Febrero 2017

Mediante la resolución 37/17, la Dirección General de Cultura y Educación regulará  los topes arancelarios que deberán cobrar los establecimientos educativos de gestión privada durante el ciclo lectivo 2017.

La cartera educativa implementará desde este año un nuevo sistema arancelario en los colegios privados de la provincia de Buenos Aires. Se trata de un método que incorpora franjas y topes en el cobro de las cuotas, fijado de acuerdo con el porcentaje de aporte estatal que reciben las escuelas. De este modo, se busca evitar cobros excesivos y arbitrarios.

“La resolución tiene por objetivo adecuar, ordenar y transparentar el aporte que hace la Provincia a las entidades privadas. Tal planificación se concibió en función de unificar criterios para que los establecimientos que reciben subsidios del Estado tengan una banda arancelaria, como sucedía antes en la educación de gestión privada bonaerense y que es lo que tienen la mayoría de las jurisdicciones del país”, indicó el Ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro.

La presente resolución establece un cuadro tarifario donde se consigna el monto a pagar por el padre o tutor del alumno, según el porcentaje de aporte estatal  recibido por la institución discriminando el nivel educativo: Inicial y Primaria; Secundaria, Técnica, y Agraria y Superior. 

“Cada institución educativa tendrá que adecuarse a este plan y cada familia sabrá cuánto tiene que abonar. Hace mucho tiempo que existe una gran dispersión en los montos de los aranceles que pagan los padres. Pasaron muchos años hasta que, ahora, se logra responder a esta necesidad que tenía la educación privada de la Provincia y que es este ordenamiento y adecuación de los aranceles según el aporte estatal recibido. Esto es un logro histórico”, concluyó el Ministro.

Por otro lado, la resolución determina que los servicios educativos que gozan del beneficio del aporte estatal deberán becar, como mínimo al 10% de su matrícula escolar de cada nivel educativo.

Ordenamiento en el cobro de las cuotas

Los colegios que reciban aporte del estado y cobren una cuota mensual inferior a la que le corresponde, deberán adecuar el arancel, paulatinamente y de forma escalonada, para lograr alcanzar el nuevo monto.

Lo mismo ocurre en los casos en que se acredite que algún establecimiento educativo se hubiere excedido en el cobro de aranceles. Deberá, entonces, procederse a efectuar la devolución de las diferencias a los padres de los alumnos.

De esta manera, el arancel curricular mensual que deberá pagar cada familia dependerá del porcentaje de aporte estatal que reciben los colegios privados: 100%, 80%, 70%, 60%, 50% y 40%. A cada porcentaje le corresponde un tope arancelario, según el nivel educativo, que será el monto máximo que el colegio estará autorizado a cobrar.

“Lo que se busca con esta resolución es evitar los excesos y arbitrariedades en el cobro del arancel mensual, evitando por ejemplo que una institución que recibe el tope de aporte estatal esté cobrando una cuota desmedida”, explicó el Subsecretario de Educación, Sergio Siciliano.

El funcionario agregó que “está previsto un escalonamiento para aquellas instituciones que, teniendo ese 100% de aporte del Estado, estén muy por debajo de la cuota asignada. No significa que cobrarán inmediatamente ese nuevo monto ya que implicaría un aumento porcentual muy alto. Para esto se establece un escalonamiento a fin de que, progresivamente, cada institución se adecue y vaya llegando al nuevo  arancel”.

Además, la resolución establece los conceptos a cobrar por parte de los colegios. De esta manera, se norman los aspectos curriculares, obligatorios y en materias extra programáticas, incluidas en el plan de estudios.  También se especifican aquellos cobros referidos a “otros conceptos”, detallando qué ítems se pueden cobrar dentro de este anexo, transparentando la razón de esa erogación.             

“Todo lo que es curricular y obligatorio está normado. Luego, el resto de actividades que ofrezca el establecimiento, deberán ser optativas y el padre será el que elija si quiere que su hijo haga esas actividades o no”, resaltó Siciliano.

 Con la implementación de esta resolución,  quedan establecidos los topes arancelarios para los colegios privados con aporte estatal, donde cada padre conocerá  con exactitud cuánto debe abonar y sobre qué conceptos.