Continuemos estudiando
Plataforma abc

    Conectate a nuestras redes

Día de maestras y maestros

17 Septiembre 2020

Este 11 de septiembre sin dudas quedará en el recuerdo colectivo de una manera particular. Entre otras cosas, porque se enmarca en el año que nos desafió a elaborar nuevas e imprevistas estrategias para desarrollar el vínculo pedagógico, pero también para acompañar a nuestros estudiantes, cuidándonos y cuidándolos. 

Compartimos en esta nota los relatos de las y los docentes que formaron parte del acto por el Día de Maestras y Maestros. Una muestra viva de estrategias, esfuerzo, compromiso y construcción colectiva, como testimonio del año que enseñamos en pandemia

 

“En este tiempo nos fortalecimos como instituciones educativas y como comunidad en su conjunto”, Sandra Pennacchioni, Directora Secundaria 5 de Oliden

Oliden es un pueblo muy chiquitito de la localidad de Brandsen. Cuando empezó el ASPO nos juntamos con las directoras, tanto del Jardín como de la Primaria, para pensar cómo continuar con el trabajo. Queríamos y queremos, dentro de las políticas de cuidado, cuidar a la familia y también cuidar al pueblo. 

Así organizamos 11 puntos de encuentro con las familias y alumnos. Salimos de la Escuela 10 autos en caravana: directivos, docentes y auxiliares. 

En esos encuentros, que son maravillosos, no solamente llevamos los módulos alimentarios y las propuestas educativas, también el acompañamiento. Por sobre todas las cosas, llevamos el estar, llevamos a la Escuela. Las familias y los alumnos se encuentran con la sorpresa de que sus profesores y sus señoritas llegan hasta sus casas. 

 

“Todo lo que hicimos sirve, más allá de la pandemia, para llegar a los chicos que pierden contacto con la escuela”, Jorge Pereyra, Técnica 6 de Berazategui

La escuela técnica viene de sufrir una desfinanciamiento brutal. Una escuela técnica sin recursos no se puede llevar adelante. En ese sentido, destaco la lucha que tuvimos durante mucho tiempo para no caer tan abajo ante tanto desprecio. Y luego vino la pandemia. Imagínense… dar un taller en forma no presencial. 

Entonces pasó lo que sucede cuando alguien patea un hormiguero, nadie sabe dónde acomodarse, nadie sabe cómo hacer. Hasta que cada uno de esos docentes impactados empezó a acomodarse, a recuperar un orden para primero atender lo urgente y luego lo indispensable.Lo urgente fue el armado de máscaras de protección facial, utilizando las impresoras 3D. En nuestra escuela hicimos un kit para los enfermeros, con la colaboración del Parque Industrial.

Luego vino la continuidad pedagógica y la contención a las familias. El puntapié inicial fue preguntarle a los alumnos qué querían, qué necesitaban, qué opinaban. Y surgieron las videollamadas. Para conocer a sus profes, saber que detrás de la tarea había un ser humano. Los Profesores fueron a las escuelas, se grabaron trabajando en las máquinas, a fin de que las y los chicos vean que lo que los profes les decían era algo real y que ellos lo iban a poder hacer. Además se hicieron grúas hidráulicas, robots, lanchas a vapor; todo con elementos que están en la casa y con la ayuda de las familias. 

Sabemos que en muchas casas hay un solo celular. Si nos organizamos para hacer las videollamadas podemos hacer que la familia se organice y tenga la certeza de que la escuela va a estar presente en un horario. 

 

"Se pudo seguir trabajando secuencias, se pudo seguir trabajando con los textos que ellos estaban acostumbrados", Gladys Ramirez, Maestra de la Escuela 41 Florencio Varela.

Hace 19 años que estoy en esta escuela, y el grupo humano es muy fortalecedor. Cuando comenzó la pandemia, comenzamos a llevarle la propuesta a los chicos con fotocopias que cada docente  fue dejando y empezamos a armar los grupos de WhatsApp. Todos acompañamos a las familias y estamos tratando de que le llegue a cada uno de nuestros niños y niñas esta continuidad. El equipo directivo  arma los módulos junto con los auxiliares para cuidarnos también nosotros y cada vez que llega el momento de la entrega nos encontramos con las familias. 

Cuando empezamos a pensar todo lo que habíamos hecho no lo podíamos creer. Porque el celular realmente está lleno de cosas que hicimos con los chicos. Se pudo seguir trabajando secuencias, se pudo seguir trabajando con los textos que ellos estaban acostumbrados. 

Las nenas y nenes nos mandan audios cuando no pueden estar en la virtualidad o no tienen datos, entonces los llamamos. Nos vamos turnando, porque son muchas materias y lo fantástico fue que estamos en el grupo tanto las familias como mis compañeras y compañeros de Educación Física, de Artística, de Inglés. Las familias siempre comentan algo o agradecen. 

 

“El compromiso y el amor por lo que hacemos es lo más importante que le podemos dejar a nuestras comunidades”, Mauricio Banafina, CEF 86 de Lomas de Zamora.

Venimos trabajando en base a los lineamientos de la Dirección General de Cultura y Educación, planteando en territorio qué podamos hacer para construir esos puentes que nos permitan la vinculación con nuestra comunidad y dentro de eso nos vamos reinventando. A los que ya peinamos canas nos resulta más difícil esto de la conectividad, pero en este andar fuimos viendo cómo podíamos llegar a la comunidad. 

Empezamos por las redes y luego los cuadernillos, porque vimos que no estábamos llegando a todos los chicos desde internet. También creamos una página del CEF. Con los Foros Regionales de Educación Física volvimos a juntarnos los profes: a hablar, ver qué hacía cada uno, sumando experiencias y diferentes miradas. Así surgió la idea de crear un código QR que pusimos en los negocios, también lo veía la comunidad en las entregas de los módulos alimentarios. Con ese código podían desde su celular entrar a la página y ver qué actividades tenemos.

Con esta y otras acciones fuimos poniendo en valor a la Educación Física. Logramos construir una red para mostrar un Estado presente, que llega a las familias y que, de una u otra manera, va llegando a todos. 

Quiero compartir mi agradecimiento a todos los docentes de la Provincia, porque este compromiso y amor por lo que hacemos es lo más importante que le podemos dejar a nuestras comunidades para un futuro mejor, más allá de cualquier pandemia.

 

“Hay que poner en valor estas experiencias que nos van a quedar para las futuras generaciones. Es increíble el nivel de aprendizaje que logramos”, María Rosa Aguirre, Directora Jardín de Infantes N° 909 y Vice directora del Jardín 901 de Chascomús. 

Desde el comienzo tenemos a dos irrenunciables para garantizar el derecho a la Educación: el Plan de Continuidad Pedagógica y el Servicio Alimentario Escolar. Se están haciendo en toda la región con el esfuerzo de cada uno de los que integran la comunidad educativa, con el objetivo de sostener el vínculo con las familias. 

También implementamos distintos dispositivos para poder sostener las propuestas: intervenir de la mejor manera en distintas situaciones conflictivas que nos han tocado vivir y articulando con los distintos organismos. 

Además, se ha fortalecido el trabajo en equipo a pesar de la no presencialidad. Se conformaron grandes equipos parallegar a cada uno de los hogares, a esa diversidad de familias que empezamos a conocer más porque conocimos hasta sus barrios. 

El Nivel Inicial es el primer espacio público donde los niños y las niñas comienzan sus primeras concepciones, enseñanzas, comienzan a ser parte de esa política de cuidado. Pero esto nos tomó de emergencia y apenas conocíamos a algunos de los niños. 

Entonces había que ser muy creativos y fue muy importante el acompañamiento de los inspectores de enseñanza, de inspectores distritales y regionales. También con las direcciones de los distintos niveles y modalidades. Hemos tenido comunicación con todas y todos.

Hay que poner en valor estas experiencias que nos van a quedar para las futuras generaciones. Estamos aprendiendo: aprendimos a editar videos, a hacer videollamadas. Es increíble el nivel de aprendizaje que logramos. 

Me siento muy orgullosa de estar compartiendo con ustedes este día tan especial, tan inédito realmente. No se podría sostener una educación a distancia si no fuera por las familias y los que conformamos el sistema educativo, que hoy estamos haciendo frente a esto. Me siento muy honrada de poder compartirlo con ustedes.

 

“Cada docente trabajando en libertad y con confianza puede hacer cosas impresionantes”, Marcela Eich, Directora de la Escuela Especial 505 de Quilmes. 

Estoy agradecida de que incluyan a la modalidad de Especial que trabaja muy fuerte todos los días. Nosotros trabajamos con hipoacúsicos. Nuestro objetivo principal era mantener los vínculos, porque en el caso de nuestra comunidad educativa se habla en otra lengua. Entonces, mantener ese vínculo y conservar la comunicación era bastante difícil y fundamental. 

Me enaltece el equipo de trabajo que integro. Primero intentamos por mail y grupos de WhatsApp, para tener un vínculo y  sostenerlo. Trabajamos por grupos para saber qué estaba pasando en las casas. Si hay vulneración  de derechos y situaciones de violencia,  nosotros tenemos  que estar.

Amo la escuela pública. Soy ferviente defensora de eso. Cada docente trabajando en libertad y con confianza (como me la dan a mi) puede hacer cosas impresionantes. Seleccionamos contenidos para asegurar la continuidad, armamos una cuenta de Instagram donde los chicos muestran lo que hacen y eso les  encanta 

El trabajo que se hace es a puro corazón y vocación. Estoy muy orgullosa de mi equipo de trabajo. Yo les digo siempre: fíjense que la prioridad sea la contención y el acompañamiento. El crear, seguir y estar cerca me parece que es lo fundamental. ¡Feliz día y a seguir trabajando!

 

“Muchos chicos llevan la escuela junto con nosotros a sus casas”, Ximena Biosca, Vice directora del Centro Educativo Complementario N° 801 de San Isidro.

Estoy acá en el nombre de la modalidad de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social y los CEC (Centros de Educación Complementario), las instituciones que representan a la modalidad. En nuestro caso estamos en La Cava, un barrio de San Isidro. 

Para nosotros la continuidad pedagógica significa sabernos profesionales de la Educación y agentes del Estado llevando al territorio una política educativa provincial. Una gran maestra me decía que los educadores y las educadoras no somos conscientes, no sabemos y no conocemos el porvenir de nuestra acción educativa, de nuestro acto educativo. Por eso la necesidad de que cada uno de esos actos sean profesionalmente llevados adelante y amorosamente sostenidos porque son los que nos conducen a la continuidad pedagógica siempre. 

En los CEC sabemos de continuidad pedagógica porque es nuestra tarea principal de toda la vida, de todos los años.. 

Lograr la trayectoria pedagógica de cada uno de esos pibes y pibas es nuestra tarea principal y siempre es un desafío. Lo tenemos como mandato en la modalidad, y está escrito en nuestra propuesta curricular que tenemos que llevar adelante pedagogías antidestino. Así que le vamos a pelear a esta pandemia para torcer este destino y lograr que las chicas y chicos sigan aprendiendo. 

Quería hablar del porvenir pedagógico de algunos actos que hicimos y del caso de Ciro, que su mamá colgó en el estado de Whatsapp que se levanta todas las mañanas, se pone el delantal, agarra los cuadernillos y se pone a estudiar. Lo que hace Ciro es llevar la escuela juntos con nosotros a su casa, llevar el CEC, ampliar las paredes de esta continuidad pedagógica. 

 

“Cuando algún chico pierde la motivación, estamos más cerca, para ampliar los espacios de comunicación”, Homero Lazavechia, maestro de la Escuela Virgen del Pilar de La Plata.

Cuando el compañero decía que los que peinan canas tienen más complicaciones con la tecnología, yo tengo 27 años y el primer mes no sabía dónde estaba parado. Técnicamente tendría que estar ducho con eso, pero no. El aula es insustituible, el aula física. Sin embargo me di cuenta que al no poder estar ahí con mis alumnos y alumnas, un Zoom y este tipo de plataformas  ayudan y dan una mano enorme para achicar ese espacio entre lo que nosotros queremos hacer y el contexto nos permite.

Yo soy profe de Historia, trabajé en FinEs, mi mayor carga horaria ahora está en colegios privados, así que un poco la realidad de esos colegios es que  tienen acceso a internet y tienen acceso a los dispositivos. De hecho las demandas de los chicos y chicas son las clases virtuales y confeccionamos grillas con horarios, para que las familias estén organizadas.

Pero creo que también esto desnudó una problemática particular que es que para muchos alumnos y alumnas la escuela representaba un escape, además de ser un espacio de construcción de conocimiento. Ahora ese escape no lo tienen, porque están todo el tiempo en su casa y empezaron a surgir un montón de cuestiones personales,  luchas individuales y también las que surgen del colectivo. En mi caso, por ejemplo, varios estudiantes se han acercado con preocupaciones como la creación de un centro de estudiantes. Las chicas y chicos de sexto,  no  tuvieron y no van a tener el viaje de egresados,  esa desmotivación, nos llevó a estar más cerca, sobre todo para ampliar los espacios de comunicación. 

Muchas veces el docente funciona como  nexo. Con muchos colegios estamos trabajando en conjunto para replicar ese espacio físico a la distancia, sobre todo para  la contención. Una de las certezas que me dio este contexto es que el aula física es insustituible y que como docente, además del rol pedagógico debo estar para acompañar las luchas tanto individuales como colectivas de los y las estudiantes. 

 

“Cuando nos enteramos de Las aulas del Bicentenario volvimos a pensar una nueva forma de organizarnos”, Vanina Rojas Curulia, Secundaria 17 de Pilar. Escuela Piloto de las Aulas del Bicentenario.

Nuestra escuela se encuentra inserta en el Parque Industrial de Pilar. Trabajamos en un proyecto pedagógico común: “Cuidá, Cuidate, Cuidanos”, en los que todos los profesores, desde sus áreas aportaban algo. 

Cuando nos enteramos de Las aulas del Bicentenario volvimos a pensar una nueva forma de organizarnos. Esto nos vino a reorganizar el trabajo. Cuesta, pero no es imposible. Gracias al acompañamiento desde el primer momento de la Provincia a uno lo motiva a seguir adelante.

La semana pasada arrancamos con las capacitaciones. Hablamos con los referentes regionales de tecnología, porque era necesario enseñar a subir un archivo de Drive, algo fundamental para hacer un trabajo colaborativo.

Antes que nada estamos muy agradecidos. Esperamos cumplir las expectativas y poder seguir vinculándonos con nuestros alumnos como lo venimos haciendo.

 

 

Durante el encuentro, el Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof expresó:  “La escuela siempre ha sido una referencia de la comunidad y hemos sostenido la continuidad pedagógica y educativa en las condiciones más difíciles. En cada rincón de la Provincia se tomaron decisiones en conjunto y coordinadas a través del Ministerio pero con el conocimiento territorial de cada una de estas realidades diversas que tienen los maestros y maestras. De las respuestas a la pandemia, indudablemente una de las más trascedentes es la que dio el sistema educativo de la provincia de Buenos Aires”. 

Luego, tras escuchar las experiencias docentes, la Directora General de Cultura y Educación, Agustina Vila, agradeció el trabajo realizado durante este tiempo exepcional. “Escuchar las experiencias de las y los docentes durante la pandemia me genera un profundo orgullo", dijo. "Gracias por el trabajo que realizan, por la solidaridad con la que lo cumplen, por la responsabilidad y la vocación con que lo llevan adelante”.

 

A continuación, compartimos imagénes del encuentro.