Educación
Plataforma abc

CONOCÉ TU ÁREA: EL TALLER DE CERRAJERÍA

 

La Educación abre muchas puertas, pero si la cerradura no funciona estamos en problemas. Por suerte existe el taller de cerrajería que depende del Departamento Obras de la Dirección de Servicios Generales.

Allí podemos encontrar a Obdulio Eduardo Ballerena, único cerrajero de la DGCyE. Arregla hasta 6 cerraduras diarias y hace entre 5 y 10 copias de llaves por día. “Los empleados suelen perder las llaves”, cuenta casi reflexivo.

Realiza la llaves convencionales ya que no tiene máquinas para codificar. Hoy, su oficio linda casi con la exclusividad ya que muy pocas personas eligen ser cerrajero, no por su complejidad sino porque no les resulta atractivo.

Obdulio aprendió a moldear las llaves a los 12 años en una cerrajería de diagonal 73 entre 40 y 41, y mantuvo el oficio durante toda su vida. Siempre lo hizo de forma independiente hasta que ingresó a la Dirección de Escuelas en el año 2003, donde trabaja de lunes a viernes y luego de la jornada laboral continúa con su oficio a domicilio.

En un edificio con tantas puertas y años, el servicio de un cerrajero se vuelve fundamental.

No solo se encarga de reparar cerraduras, sino que también hace tareas de carpintería para poder adaptar las cerraduras modernas. Comenta que este año recibió más materiales como cerraduras, llaves, candados, pasadores y brazos hidráulicos para atender todas las demandas que se registran.